miércoles, 24 de septiembre de 2008

ÁTAME CON TU PELO


Buscando una noche en la basura

encontré una escena sin medida:

Un millón de sueños incumplidos,

un dictador, una aspirina,

una arcada de inmigrante,
un recuerdo,

un esqueleto de Mesías,

una blusa con estigmas de ADN,

un niño que pedía,

una guerra sin ventanas,

una caja de bombones sin bombones,

una lavadora llena de mentiras,

un libro con ecos de silencio,

una cena que olía a despedida,

una dentadura postiza de ilusiones,

un suspiro encima de un minuto,

un minuto sobre una melodía,

y en el fondo, donde no llegaban mis brazos,

un pelo de mujer

enhebrado en la sombra de una herida.
Este poema se publicó en el número del "Pelo" en la revista Salamandria y tiempo después en el libro Infierno Sostenido. Y lo he sacado a respirar después de observar cada vez con más frecuencia la cantidad de gente que bucea en la basura hasta dar con un trozo de pan o algún secreto.