domingo, 28 de septiembre de 2008



Dos días sin escribir en el blog. Son mis primeras vacaciones blogueras desde hace dos semanas. No he empezado a hacer el vago, sólo ha sido un fin de semana intenso. La fotografía colgada la hice este verano. Esta vez no es de Ana porque ella es la que posa. Es una foto robada y colgada sin consentimiento. Es un diminuto homenaje sin rostro a la cámara que me presta las imágenes para acompañar los textos. Está fotografiando un mar violento que se parte contra las rocas desde lo alto de un acantilado de aire. La distancia es la fotografía.