miércoles, 6 de mayo de 2009

EQUIPAZO

Llevo un montón de tiempo sin escribir en el blog. No tengo fuerzas ni ganas pero llevo un par de días recibiendo mejores noticias y además hoy he disfrutado frente al televisor. El fútbol es una válvula de escape. No tengo que reflexionar y me distrae. Tengo que decir que mi equipo es el Real Madrid pero por encima de camisetas y banderas está la belleza y en el fútbol la hay. Ver el otro día al Barcelona jugar contra el Madrid me encantó. Hubiera preferido otro resultado, está claro, pero venció un equipazo. Hoy he sufrido viendo cómo un equipo rácano casi le arrebata al Barcelona la posibilidad de disputar la final de la Liga de Campeones. No podía creer lo que veía. Me ha recordado a la Eurocopa de Selecciones. Venció el mejor, el equipo que jugó al fútbol. Estoy afónico. Ha vencido la poesía, la geometría del balón hecho palabra. Felicidades a todos los seguidores del Barcelona y a todos los que aman este deporte. Parece una frivolidad pero este blog, hoy, es blaugrana.

4 comentarios:

Susana dijo...

Pues qué quieres que te diga, por un día me alegro de que exista el fútbol, con todos sus fenómenos paranormales -como la paralización de una ciudad por un partido, o presupuestos anuales que avergüenzan al de países enteros-. Es genial volverte a leer, y que nos cuentes que vuelves a disfrutar de las cosas pequeñas. Esta que te escribe, hoy, también es blaugrana.
Un abrazo redondo como un balón

Susana dijo...

(por cierto, por los petardos que ensordecían de vez en cuando las calles, he de imaginar que ganó, ¿no?) ;o) Qué vida ésta...

CarLitros dijo...

Tres cosas. La primera y más importante es que me gusta leer que hay noticias mejores. La segunda que luego te llamaré pero la semana que viene me quiero pasar el martes o el jueves a veros. La tercera, recordarte que hablamos del clásico tomando café el otro día y sabíamos que podía pasar algo como lo que pasó. También decir que sería injusto negar el mérito que ha tenido el Madrid hasta ahora.

Un abrazo primo

raúl quinto dijo...

qué grande eres