lunes, 23 de marzo de 2015

OH GRAN BASTARDO

"... Oh gran bastardo, inocúlanos en el torrente sanguíneo, en la piel, en las encías, en el sexo, entre las uñas, en las córneas, en el semen o el flujo vaginal el virus de la cultura. Contágianos a todos o sólo a uno que lo expanda cuando nos toque o nos muerda o nos folle, hazlo gran bastardo, tú que eres el hijo de dios, que quitas el pecado del mundo, tú que todo lo ves envenénanos de cultura, la antigua o moderna, desde Sócrates a Luna, haznos dignos de esa puta enfermedad, divina lepra que nos arranque trozos de libro, cáncer de los cánceres, dolor y escozor y náuseas y vómitos y llagas y costras y heridas y pus. Haz que desaparezcan los apóstoles del miedo, reviéntalos con tus hermosas plagas, todas juntas o barriendo la ignorancia y la ignominia, haz que desaparezcan, gran bastardo, los primogénitos, esos que heredan y nos humillan siglo tras siglo, que nos arrodillan y nos martirizan, mándalos al infierno del gran satanás, no dejes nada de la serpiente, son ellos y sus imitadores, lo sabes, es su codicia la que agrieta nuestra piel y enferma nuestra saliva...