jueves, 30 de julio de 2009

Te miro y consigo viajar todas las ciudades que hemos compartido. Pienso entonces que algo más grande que Ítaca nos espera.

2 comentarios:

marisa dijo...

Tal vez no deberíamos conformarnos con regresar a Ítaca, empeñarnos en ello.Tal vez sea más valiente saber decirle adiós y buscar otros puertos.Besos, Oscar

Susana dijo...

Me gusta la gente que siempre mantiene una Ítaca. El viaje, entonces, es siempre más nutrido. La bufanda, cuando sea el momento de calzárnosla, tendrá que abrigarnos más.

Abrazos.