sábado, 8 de mayo de 2010

Experiencia

Sólo decir que la experiencia en El Corral de Comedias fue maravillosa. He de decir que estuve nervioso porque no sabía si podía estar a la altura del público y del maravilloso lugar. Pensar que mis versos iban a revolotear entre la madera y los siglos, para posarse para siempre en el brocal de mi memoria, hizo que mi cuerpo se atenazara por unos instantes. Tengo que dar las gracias a todas las personas que hicieron posible mi presencia allí, a las instituciones, al público, a mi compañero de viaje Matías Escalera, a los actores y muy especialmente a Ernesto Filardi, inmenso, por darle a mi poesía otra voz, otra altura. Y para terminar, agradecer a Ana Belén García su presencia en la oscuridad del teatro, porque sin su mirada todo hubiera sido menos mágico. Un abrazo a todos.

4 comentarios:

Hache dijo...

Habrá que repetir entonces, porque yo fui el primero que se lo pasó en grande. O en el corral, o en Gáldar, o donde se tercie. Un abrazo.

tercera_espectativa dijo...

Fue genial, se agradece en estos tiempo órficos una poesía despierta y vigilante.

Maríal dijo...

Fue genial escucharte, conocerte, y que convirtieras tu libro en un pequeño tesoro (más si cabe) escribiendo esa bonita dedicatoria para mí.
Un beso. Vuelve pronto.

Óscar Santos Payán dijo...

Gracias Hache, repetiremos seguro.
Gracias tercera espectativa por tu presencia y tus palabras.
Y gracias Marial por tu presencia en el acto y tus palabras aquí. Espero que nos veamos todos pronto. Un abrazo