viernes, 3 de julio de 2009

PACIENCIA

Me gustaría tener la paciencia

de las cosas,

esperar impasible

el exterminio,

como las piedras esperan la traición

del agua o de la mano.



Quisiera no pensar y poseído

por el disimulo del cuerpo inerte

venderle al mundo mi paciencia,

como las cosas, sí,

con corazón de piedra.

10 comentarios:

marisa dijo...

Me gusta mucho Oscar, y ese corazón de piedra final me ha dejado K.O
Un abrazo

Anónimo dijo...

me gustaria no se si tener el corazon de piedra pero sí que no fuese tan permeable. Mi corazón es tan accesible quu es facil dañarlo.
a veces duele tanto....a veces es tan dificl tener paciencia con las cosas del corazón
me gusta como escribes y me gustan los globos y la luna

Susana dijo...

¿Qué me vas a contar que no haya sentido en mis carnes? http://elcajondelospretextos.blogspot.com/2009/06/dias-de-piedra.html

Es fuerte leerte... Un abrazo

Óscar Santos Payán dijo...

Gracias Marisa, me alegra que te guste.

Anónimo, un placer tus paseos por el infierno.

Susana, muchas gracias. Os sigo leyendo. Un abrazo

la serpiente multicolor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
la serpiente multicolor dijo...

Estimado Óscar, espero que este verano te sea propicio, y que la piedra acabe disolviéndose definitivamente. Por cierto, como sé que te gusta el ciclismo, me permito recomendarte este blog http://elcocheescoba.blogspot.com/ para que encuentres relaciones entre las bicis y las piedras.
Un abrazo para ti y para la rubia extraordinaria.
Zala

PEPE dijo...

De verdad crees que la mano traiciona la piedra, que también lo hace el agua cuando la desgasta y consume?
El tiempo huye, ésa si que es una traición.

Un abrazo primo.
Por cierto, veo que no entras al trapo de mis arremetidas.

Pepe

Morgana dijo...

La paciencia de las cosas... qué gran hallazgo.

periferia uber alles dijo...

siempre es atractivo (e hipnótico) lo de no pensar. además de las piedras hay otras opciones.
no pensar:
-como una mesa
-como un frigorífico
-como el ibuprofeno (que tampoco lo hace).
o como una foto. las fotos no piensan. objetos que simulan ser persona (o paisaje). pero, claro, prefieres las piedras.
piedras inmóviles en el recuerdo

Óscar Santos Payán dijo...

Gracias Morgana y periferia... por vuestras visitas que ya he correspondido entrando en vuestras casas. un abrazo